Goalset master
El secreto de una tribu indígena desconocida

El secreto de una tribu indígena desconocida

21.09.2018

 

La perseverancia se recompensa con oro

La arqueóloga Julia Mayo, investigadora del Smithsonian Institution, durante 10 años estudió los trabajos de sus homólogos del inicio del siglo 20 y llego a la conclusión de que en El Caño se encuentra la necrópolis de una antigua tribu indígena.

En 2009 un grupo de arqueólogos dirigido por Mayo investigó el terreno con métodos geodésicos y encontró bajo tierra una necrópolis de forma redonda. A cinco metros bajo tierra los investigadores encontraron los restos óseos del jefe de una tribu indígena ataviados de oro. Pectorales, brazaletes y guantes brillaban como si fueran nuevos y recién enterrados. 2000 cuentas de oro de tamaño de una cereza cubrían la cintura y las piernas del muerto.

En la foto: El pectoral de oro con la imagen de calamar estampada.

En la foto: Brazales de oro del jefe de la tribu de El Caño.

 

En 2010 en El Caño fueron descubiertos los restos de otro jefe igual de noble y rico que el primero, y de su hijo, también ataviados de oro. En la tumba los arqueólogos encontraron cuatro placas de oro, cuatro guantes, ajuares de oro y otros adornos. 

En la foto: Utensilios y adornos de oro encontrados por los arqueólogos en 2010 en Panamá.

 

Los científicos estudiaron la composición de las joyas y llegaron a la conclusión de que el oro había sido extraído y labrado en América Central. Lo que demuestra el elevado nivel de artesanía de la antigua tribu indígena.

En la foto: El dibujo representa al jefe de la tribu con el atuendo de oro.

 

La búsqueda del tesoro continúa

En cuatro años el grupo de dos decenas de científicos examinó solo una pequeña parte de la necrópolis. La expedición necesitará 196 años para terminar las excavaciones en El Caño, pero eso no significaría el fin de la labor de investigación del tesoro panameño. A unos kilómetros del antiguo cementerio, río arriba, la afortunada arqueóloga Julia Mayo encontró los restos de otra necrópolis de la misma época. Ella espera tener tiempo y fuerza suficientes para poder investigarla y glorificar el lugar como lo hizo el arqueólogo Carter con el Valle de los Reyes.

En la foto: El equipo de arqueólogos de Julia Mayo haciendo su trabajo.

 

Los indios que habitaron el territorio de Panamá hace 1200 años vivían en viviendas ligeras de caña y las construcciones de aquella época no se han conservado. Es por eso que el oro de El Caño es un testimonio muy importante de la vida de las tribus indígenas. Las necrópolis de El Caño existieron 600 años antes de la conquista de América por los españoles.

Los primeros conquistadores españoles llegaron a Panamá en el siglo 15 y después de su llegada aparecieron los primeros testimonios documentales de la vida de los pueblos indígenas de América Central. Según los historiadores, el oro de esa cultura aún poco conocida descubrirá muchos datos interesantes para la ciencia.

 

Lea sobre el oro de los aztecas

 

MÁS NOTICIAS DE ORO