Goalset master
El secreto del dorado El Dorado

El secreto del dorado El Dorado

01.06.2018

En los siglos XVI-XVII, los conquistadores españoles buscaron el metal amarillo en la región de América del Sur y soñaban con hacerse fabulosamente ricos. Según una versión, El Dorado es un "Hombre de Oro", el líder supremo de una antigua tribu que vivía en las montañas de Colombia.

En nuestro primer artículo de la serie, hablamos sobre los mitos y leyendas más antiguos del metal precioso.

Hoy conocerá la leyenda del dorado El Dorado que entusiasma a los cazadores de tesoros durante 500 años.

En busca del oro indio

En 1536, el conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada realizó una expedición para buscar los tesoros de oro de los indios. Durante meses, los españoles buscaron oro en vano. De Quesada estaba a punto de regresar, pero de repente su escuadrón llegó al valle fértil con varias aldeas ricas. Encima de la puerta de cada casa estaba colgado un adorno de placas de oro que sonaba con el viento.

 

En la foto: Gonzalo Jiménez de Quesada fue un conquistador, explorador, historiador y escritor español.

Los indios confundieron a los blancos con los mensajeros de los dioses y generosamente los obsequiaron con oro. Los miembros de la antigua tribu no conocían el verdadero precio del metal precioso y valoraron el oro por su color y fusibilidad, lo usaron en adornos, utensilios y otros artículos para el hogar.

Las preciosas ofrendas no satisfacían al codicioso conquistador. Él quería obtener todo el oro de los indios para sí mismo. De Quesada subyugó a toda la región con el uso de armas de fuego.

Un viejo indio le contó un secreto sobre el "Hombre de Oro" de El Dorado y los tesoros dorados de Guatavita, el depósito de agua sagrado de los indios. Los tesoros escondidos en las aguas del lago se convirtieron en objeto de lujuria para todos los conquistadores. Los españoles querían obtener los tesoros de los indios e invadieron sus tierras en repetidas ocasiones. La fiebre del oro continuó en estas partes de la región durante dos siglos.

La leyenda de El Dorado

La leyenda de El Dorado, el gobernante de un país afortunado y rico de los indios, es bien conocida en diferentes partes de América del Sur.

La leyenda se basa en los ritos de una antigua tribu que vivió en los Andes del noroeste en los siglos XII y XVI. Ellos adoraron a las fuerzas de la naturaleza y especialmente veneraron el elemento Agua.

El principal ritual ceremonial de los indios estaba relacionado con la elección del líder de la tribu. El futuro gobernante fue llevado con honor al lago sagrado de Guatavita. Su cuerpo estaba cubierto de resina pegajosa y espolvoreado con arena dorada de la cabeza a los pies. El gobernante recién elegido se convertía en El Dorado.

El señor radiante se elevaba sobre una balsa de juncos cargada de oro y esmeraldas. Cuatro sacerdotes la llevaban en el medio del lago. El nuevo gobernante presentaba preciosos regalos a los dioses del agua, arrojando gemas y joyas de oro en el agua.

En la foto: joyas de oro hechas por los antiguos indios de Colombia.

Se cree que todo el fondo de la Laguna de Guatavita está cubierto de tesoros de oro. Los valientes todavía quieren probar suerte y recoger el tesoro del fondo del lago profundo.

El precio del tesoro

La leyenda de El Dorado llamó la atención del geógrafo y viajero alemán Alexander von Humboldt. A principios del siglo XIX, él visitó Colombia durante una expedición de investigación. El interés del científico en los tesoros era puramente científico.

Humboldt sugirió que 100.000 personas se unieran al rito de iniciación de la tribu india. Si cada uno de ellos arrojó a la Laguna de Guatavita al menos cinco artículos de metales preciosos de color amarillo, entonces sus aguas ocultaban oro por precio de 300 millones dólares.

Oro inalcanzable

Aquellos que deseaban hacerse ricos hicieron numerosos intentos de recoger los tesoros escondidos del fondo del lago profundo.

En 1965, el gobierno de Colombia, en cuyo territorio se encuentra la Laguna de Guatavita, la declaró patrimonio nacional e histórico. Las autoridades temían por la ecología de la región y prohibieron explotar las aguas del lago de la montaña. La reserva cultural fue tomada bajo la custodia del estado. Ahora no es posible extraer oro del fondo del depósito del agua.

 

En la foto: el lago de la montaña de Guatavita, ubicado a una altitud de 3.100 metros cerca de Bogotá, Colombia.

Dicen que los turistas aún encuentran pequeños objetos de oro en la orilla del lago sagrado de los indios.

Descubrirá más acerca de la leyenda del oro de Montezuma: los tesoros de los aztecas.

Muchos viajeros que querían asegurar una vida mejor y enriquecerse fueron en busca del país dorado de El Dorado. La gente siempre se ha preocupado por el futuro y trataba de preservar e incrementar ahorros personales. En la actualidad, la mejor manera de garantizar su seguridad financiera es comprar oro. El metal precioso de color amarillo es una inversión confiable a largo plazo que puede salvar su capital de la depreciación.

 

¡COMPRE EL ORO AHORA!