Goalset master
El secreto del oro de los nibelungos

El secreto del oro de los nibelungos

12.06.2018

 

En los artículos anteriores ya hemos contado los mitos más antiguos sobre el metal amarillo, el mítico El Dorado, el tesoro de Moctezuma y el oro de los dvergar.

Oro: Mitos y Leyendas

El secreto del dorado El Dorado

La leyenda del tesoro de Moctezuma

El oro de los dvergar

 

El quinto y último artículo de la serie está dedicado al secreto del oro de los nibelungos.

Los nibelungos son enanos mitológicos de las antiguas leyendas germanas que poseían y custodiaban un enorme tesoro a orillas del río Rin. Los enanos fabulosos escondían sus tesoros bajo tierra y a menudo cambiaban de escondite.

El misterioso tesoro de los nibelungos es la leyenda sobre el oro más conocida del folklore germánico.En la cultura germana las riquezas de los nubelungos simbolizan el poder y la fuerza.

Contamos la leyenda del tesoro que no trajo suerte a sus propietarios.

El tesoro de la cueva

El rey de la cuidad de Xanten en la Baja Renania tenía un hijo llamado Sigfrido, un joven inteligente y fuerte. Un día el joven fue al bosque para cortar leña y se encontró por pura casualidad cerca de las cuevas encantadas donde vivían los nibelungos. Sigfrido vio a dos enanos sacar muchos baúles y cajas llenos de oro y piedras preciosas.

Dos hombres bajitos pidieron al joven que les ayudara a dividir el tesoro entre los dos. Sigfrido intentó dividirlo justamente entre ellos, pero los enanos quedaron insatisfechos. Se enfadaron y atacaron al joven. Sigfrido salió victorioso del combate con los nibelungos y se quedó con su tesoro. Metió de nuevo el tesoro en la cueva y tapó la entrada con piedras.

El oro del Rin

Gunter, el rey de Burgundia que vivía en la ciudad de Worms en la ribera izquierda del Rin, supo sobre el tesoro de Sigfrido y decidió apropiarse de él.

En la imagen: Tras invitar a Sigfrido a la caza Gunter y su consejero Hagen asesinaron al joven.

 

Gunter y sus compañeros encontraron el tesoro que Sigfrido guardaba en la cueva. Se llevaron todo el oro y lo ocultaron en el fondo del río Rin.

Krimilda, la viuda del asesinado Sigfrido, decidió vengar la muerte del esposo y averiguar dónde estaba escondido el tesoro. Invitó a Gunter y Hagen al festín e intentó saber la localización del tesoro. Los burgundios no le descubrieron el secreto y Krimilda los mató en el banquete.

A uno de los guerreros invitados le indignó la traición de Krimilda que mató a sus compañeros de armas en pleno banquete. Irritado se lanzó a ella con su espada. Tras ese triste acontecimiento la casa real de los burgundios dejó de existir y el oro de los nibelungos se quedó para siempre en un lugar desconocido en el fondo del Rin.

El tesoro precioso

En 2014 en la provincia Rheinland-Pfalz en el sur de Alemania un arqueólogo aficionado alemán encontró un tesoro de valor estimado en 1 194 000 dólares.

En la foto: el tesoro encontrado incluía adornos antiguos, utensilios y figurillas de metal amarillo.

El afortunado supone que las riquezas encontradas pueden ser parte del mítico tesoro de los nibelungos. Los historiadores creen que el tesoro pertenecía a un noble de la dinastía gobernante y data de los años 406-407 d.C., inicio de la caída del Imperio Romano.

El lugar donde habían encontrado el tesoro fue destruido por completo a causa de los trabajos de excavación mal hechos. Los expertos señalan que a lo largo de los siglos el Rin cambió varias veces de cauce. Si el mítico oro de los nibelungos existe de verdad y durante siglos reposaba en el fondo del río, es probable que se halle ahora en tierra firme.

 

¡COMPRE EL ORO AHORA!

 

Lea también:

Datos fascinantes acerca del oro