Goalset master
La leyenda del tesoro de Moctezuma.

La leyenda del tesoro de Moctezuma.

05.06.2018

 

Ya hemos contado los mitos más antiguos sobre el oro y la leyenda de El Dorado.

Oro: Mitos y Leyendas

El secreto del dorado El Dorado

En este artículo  se trata de la mítica historia del tesoro azteca.

La historia del tesoro de la más rica civilización del mundo está relacionada con el nombre del codicioso conquistador Hernán Cortés. En el siglo XVI el español se hizo famoso tras sus campañas de conquista en México y el sometimiento del Imperio azteca. La leyenda más famosa del tesoro del antiguo imperio es la del oro de Moctezuma.

Hernán Cortés y el oro del emperador

En noviembre de 1519 una compañía de soldados españoles bajo el mando de Hernán Cortés llegó a México. Cortés con 250 hombres bien armados entró en la capital del estado azteca - Tenochtitlan. El emperador Moctezuma poseía riquezas incalculables, en sus escondites se guardaban enormes cantidades de oro. Según muchos historiadores el emperador azteca Moctezuma era una persona vil y cobarde y un gobernador muy cruel. El ejército de Moctezuma se rindió ante la presión de los conquistadores españoles. Debido a sus creencias religiosas los indios sentían miedo y ansiedad ante los "dioses blancos".

El temeroso Moctezuma trajo a Hernán Cortés como invitado a su residencia y le dio la bienvenida.

 

En el cuadro: Moctezuma - el último emperador azteca de la dinastía Acamapichtli, fue coronado como emperador del mundo.

Durante su estancia en el palacio los españoles notaron un enladrillado reciente en una de las salas. Lo rompieron y se encontraron en una habitación grande llena de riquezas. Allí estaban amontonados adornos de oro, innumerables lingotes, utensilios y vajilla de oro, piedras preciosas, textiles de lujo. Esas riquezas pertenecían al emperador azteca Axayácatl, predecesor de Moctezuma.

El conquistador fingió no saber nada del escondite. Por orden de Cortés los soldados también guardaron en silencio y emparedaron la habitación secreta. Queriendo despedir ya a los huéspedes Moctezuma decidió ofrendar los tesoros al temible monarca español Carlos V. A Cortés le ofrecieron llevar la ofrenda al rey lo más pronto posible.

Pero Hernán Cortés tardó en abandonar las tierras de los aztecas. El español entendía que además de la "habitación de oro" en Tenochtitlan había muchos más depósitos similares. No era su intención dejarles el oro a los aztecas.

 

En el cuadro:  Fernando Cortés de Monroy Pizarro Altamirano - noble hidalgo, conquistador español, conquistador de México.

Cortés no pudo apoderarse del tesoro. Aún tenía que resolver su pleito antiguo con el gobernador de Cuba Diego Velázquez. Velázquez envidiaba el éxito del audaz conquistador y mandó a su gente a México para atrapar a Cortés. El conquistador dejó en Tenochtitlan a su subdelegado Pedro de Alvarado.

La noche Triste:

En mayo los aztecas celebraban una fiesta popular dedicada a uno de sus dioses y le pidieron a Alvarado que les dejara hacer una ceremonia solemne. El gobernador les impuso una condición: todos los indios tenían que acudir al templo desarmados. Los aztecas estuvieron de acuerdo. A la fiesta en Tenochtitlan llegaron los indios ricos de todo el país llevando muchas joyas. Estaban desarmados. Los españoles también acudieron a la fiesta, pero en atuendo de combate. Obsesionado por el lucro Alvarado ordenó a sus soldados atacar a aztecas indefensos. Todos los participantes del rito fueron asesinados. Los españoles se apoderaron de un montón de piedras preciosas y joyas. La vileza de los soldados provocó la ira de los aztecas y la ciudad  de Tenochtitlan se rebeló contra los agresores. A estos los salvó el regreso inesperado de Hernán Cortés y su tropa.

Los indios irritados atacaron a los españoles. No cesaban de pelear y los españoles ya estaban por rendirse. Moctezuma acudió al rescate al conquistador y a sus tropas. Moctezuma llamó a los aztecas a parar la masacre prometiéndoles que los españoles dejarían Tenochtitlan sin pelear. A los indios rebeldes les indignaron las palabras del emperador, lo llamaron traidor y verguenza del pueblo. Le tiraron piedras y flechas. Fue herido y falleció dentro de poco tiempo.

Los aztecas no dejaron de atacar a los españoles. Cortés entendió que no resistirían y dio la orden de retirarse. Se llevó todo el oro del escondite de Moctezuma. Los indios luchaban con todas sus fuerzas. La noche del 1 de junio de 1520 los españoles consiguieron  escapar del cerco atravesando el lago artificial. Pero los barcos cargados del tesoro de Moctezuma se hundieron bajo la luvia de flechas. La mayoría de los soldados de Cortés falleció.

Las crónicas históricas llamaron los acontecimientos sangrientos de aquella noche "La Noche Triste".

 

En el dibujo: la batalla del conquistador español Cortés contra los aztecas de Tenochtitlan.

Tras la huida de los conquistadores de Tenochtitlan los aztecas levantaron el tesoro del fondo del lago. Lo juntaron con las riquezas de sus palacios y templos y lo escondieron en el norte del país en la Sierra Madre o quizás aún mas lejos, en Norteamérica.

El misterio del emperador azteca:

En junio de 1521 un nuevo destacamento de Cortés volvió a acercarse a Tenochtitlan. El asedio de la ciudad duró dos meses. Hernán Cortés intentó saber el lugar donde estaba escondido el tesoro de Moctezuma, pero él no reveló el secreto.

Muchos años los conquistadores y viajeros buscaron sin éxito el mítico tesoro de Moctezuma en el territorio de México.

¿Dónde buscar el oro oculto?

Según una de las versiones el tesoro de Moctezuma está enterrado en el territorio de Norteamérica en los estados de Arizona o Utah. Muchos buscadores de tesoros lo creen.

Los indígenas de Arizona contaron la leyenda de una caravana larga: muchos hombres llevaron en sus hombros una carga muy pesada por el paso de montaña hacia el río Colorado. La procesión la acompañaban guerreros armados de lanzas. Ninguno de ellos volvió...

En 1914 un minero de Utah llamado Freddy Crystal encontró en una roca el grabado idéntico a los signos del antiguo mapa que señala el camino hacia el mítico tesoro. Crystal encontró a un descendiente de Moctezuma para que ese leyera el antiguo mapa. El minero descubrió que la topografía del lugar dibujado en el mapa corresponde a la zona de Canab.

Freddy Crystal convenció a los ciudadanos a que lo ayudaran a encontrar el oro a espaldas de las autoridades. A cambio de la ayuda les prometió parte del tesoro. Los buscadores de tesoros descubrieron en las montañas un sistema complicado de túneles y cuevas llenas de trampas. Sin embargo nunca encontraron el tesoro. Será porque el tesoro de Moctezuma nunca estuvo allí y los aztecas lo escondieron en otro lugar, o quizás algún espeleólogo afortunado haya tenido suerte de encontrar las riquezas ocultas.

En nuestro artículo siguiente conozcan las leyendas del oro de los enanos, enanos míticos que vivían bajo tierra, protagonistas de la mitología germana y escandinava.

 

MÁS NOTICIAS DE ORO