Goalset master
Los anillos dorados de la  familia real de Gran Bretaña.

Los anillos dorados de la  familia real de Gran Bretaña.

30.10.2018

 

Los atavíos de joyería tenían valor en todos los tiempos. Del metal precioso se crean los anillos para los monarcas y los nobles. Estas joyas son un símbolo de lujo y riqueza, se caracterizan por su aspecto atractivo y el alto precio.

Contamos sobre las obras maestras del arte de joyería – los anillos dorados de compromiso de las novias de la Familia real británica.

 

El anillo de Elizabeth Bowes- Lyon, la Reina madre.

En 1923 la representante de una familia británica Elizabeth Bowes-Lyon se casó con el príncipe Alberto, duque de York, que más tarde se convirtió en el rey Jorge VI. Alberto le propuso a Elizabeth matrimonio tres veces, pero ella lo rechazó dos veces. La joven no quería concadenarse con la persona monárquica, pero el duque de York era persistente y conquistó su corazón.

Como regalo de compromiso el futuro rey Jorge VI le regaló a su novia un elegante anillo de oro galés amarillo, adornado con un gran zafiro azul y 16 diamantes.

El oro galés es la variedad más valiosa y rara del metal precioso amarillo, cuyos yacimientos se encuentran en Gales del Norte y del Sur. Este oro es muy apreciado en la joyería y se usa para la fabricación de los anillos de la realeza, así como de millonarios y celebridades.

En la foto: por el zafiro azul, el anillo de Elizabeth se consideraba ser no trivial, ya que antes los anillos de compromiso de la corte británica se adornaban sólo con diamantes.

 

El anillo de Wallis Simpson, la esposa de Eduardo VIII

Dos veces divorciada la actriz estadounidense Wallis Simpson desempeñó un papel fatal en el destino de su tercer marido. El 27 de octubre de 1936 Eduardo VIII le propuso a ella matrimonio lo que cambió el curso de la historia. 

Los ministros desaprobaban esta relación, por lo que el noviazgo resultó en secreto. En señal de su amor le regaló a su novia un anillo Cartier de oro amarillo con una esmeralda que pesaba 19,77 quilates.

El 11 de diciembre de 1936 Eduardo VIII renunció a su mandato, cediendo el trono a su hermano menor Jorge VI. Seis meses después, la pareja contrajo matrimonio en Francia y pasaron a ser los duques de Windsor. 

En la foto: en la parte interior del anillo de compromiso está grabada la inscripción: “ Ahora damos a si mismos en cuerpo y alma 27x36”.( en inglés.” We are ours now 27x36”) en memoria de la fecha en la que Eduardo le propuso a Wallis matrimonio.

 

El anillo de Isabel II

En 1947, a la edad de 21 años, Isabel contrajo matrimonio con Felipe Mountbetten, duque de Edimburgo, tataranieto de la reina Victoria. Se conocieron cuando la futura reina de Gran Bretaña todavía era niña. Los sentimientos entre ellos se inflamaron de amor en 1939 tras la visita de Isabel a la Escuela naval real donde Felipe había estudiado en ese momento.

Isabel II siempre lleva dos anillos: de compromiso y de boda. El primero está hecho de platino con un gran diamante redondo de 3 quilates, tomado de la tiara de la madre de Felipe – la princesa Griega y Danesa Alicia. El segundo anillo tiene una forma clásica de “cerquito” y está hecho de oro galés amarillo. 

En la foto: los anillos de compromiso y de boda en la mano de la reina reinante de Gran Bretaña, Isabel II.

 

El anillo de la princesa Margarita

En 1960 la princesa Margarita Rosa, hermana menor de Isabel II, se casó con el fotógrafo Anthony Armstrong-Jones con las raíces nobles.  

En el compromiso el futuro cónyuge le regaló a Margarita un anillo de oro galés, adornado en el centro con un gran rubí e incrustado por todo círculo a granel de diamantes. 

En la foto: el diseño de la joya Anthony Armstrong-Jones se lo inventó personalmente. Quería que las gemas en el anillo se parecían a una rosa, en honor a su segundo nombre – Rosa.

 

El anillo de Lady Di 

En 1981, en el castillo de Windsor, el hijo mayor de la reina de Gran Bretaña, el príncipe Carlos le pidió matrimonio a Diana Spencer. Su alteza real le pidió a Diana que eligiera su propio anillo de

compromiso. Unas semanas más tarde tuvo lugar su compromiso oficial y en el dedo anular de Lady Di lucía una pieza de joyería peculiar. 

Diana eligió un anillo de oro blanco del catálogo Garrard – la casa joyera británica más antigua del mundo. El anillo fue decorado con un gran zafiro ceilán rodeado de 14 diamantes, montados sobre oro blanco de 12 quilates.

Según una versión, la futura princesa de Gales eligió un zafiro azul porque el anillo de boda con una piedra similar lo había tenido su madre.

En la foto: en 1992 el matrimonio se descompuso oficialmente, pero Lady Di amaba tanto este anillo ya que lo llevaba incluso después de firmar el divorcio.

 

Lea también:

Trabajos de artífice de oro de Salvador Dalí

 

MÁS NOTICIAS DE ORO