5 toneladas de oro del fondo del mar

5 toneladas de oro del fondo del mar

22.05.2020

 

En abril de 1942 desde Murmansk hacia las costas de Inglaterra zarpó un grupo de transportes bajo escolta de seis buques de guerra. El crucero de la Flota Real de Gran Bretaña “Edimburgo” bajo el mando del Almirante Stuart Bonham Carter encabezaba el convoy militar. El barco cumplía una misión especial: llevaba varias toneladas de oro, recibido de la Unión Soviética como pago por suministros de guerra.

En la foto: HMS Edinburgh — el crucero ligero británico”Edimburgo” botado en 1938.

Los aviones de reconocimiento alemanes identificaron los barcos e informaron a su comando sobre un grupo de buques de guerra británicos. Las autoridades alemanas enviaron varios submarinos para eliminar al enemigo. Uno de los submarinos atacó el crucero “dorado” y abrió fuego de artillería contra él. El HMS “Edimburgo” recibió daños fuertes y ya no podía moverse a gran velocidad. Con la ayuda de dos destructores británicos el crucero intentó volver a Murmansk, pero durante el día lograron superar sólo 60 millas.

En la foto: el crucero estropeado “Edimburgo”.

Al día siguiente tres destructores alemanes aparecieron en el horizonte. Unos  torpedos alemanes reventaron su casco, durante unos días el HMS Edimburgo consiguió mantenerse a flote. El Almirante Bonham Carter sabía perfectamente que la escuadra alemana se encuentra en los puertos noruegos y en cualquier momento pueda ponerse en camino hacia su lado. El comandante ordenó evacuar la tripulación y decidió echar a pique el barco junto con el cargamento dorado. Se dispararon dos torpedos contra el crucero dañado y en diez minutos el barco se hundió...

En la foto: el HMS Edimburgo previo al anego.

Pasadas unas décadas tras la Segunda Guerra Mundial, algunas compañías especializadas en reflotar, expresaron su deseo de levantar la carga preciosa desde el fondo del mar de Barents. En 1981 se firmó un acuerdo entre la URSS y Gran Bretaña, según el cual el oro soviético, en caso de su descubrimiento, será repartido entre los dos países. El derecho de bucear lo entregaron a Inglaterra. El barco británico “Stephaniturm”, equipado con potente sonar, llegó al lugar del naufragio. Utilizando este equipo “examinaron” unos cuantos cientos de metros del fondo marino y localizaron el barco con grandes vías de agua tumbado en estribor. Era el crucero hundido “Edimburgo.”

A una profundidad de 250 metros bajo el agua empezaron a revezar doce buceadores de Inglaterra, Australia y Nueva Zelanda. Los lingotes de oro estaban en el compartimiento con munición para artillería antiaérea. Para llegar al oro, los buzos en el casco destruido del barco cortaron una pequeña abertura. Ellos cuidadosamente achicaban el légano marino y sacaban los proyectiles sin estallarlos. Después de dos semanas de trabajo se recuperó el primer lingote de oro. 

Durante un mes se recuperaron otros 430 lingotes de oro con un peso total de 5,1 toneladas. Debido al mal tiempo se dejó la operación bajo el agua. En octubre de 1981 el barco británico “Stephaniturm” regresó camino de Murmansk.

El grupo de buzos, liderado por Keith Jessop, recibió una generosa recompensa por el oro recuperado. La URSS e Inglaterra, según el acuerdo, repartieron los lingotes en una proporción de 3:1.

Cinco años después el grupo de Jessop regresó al lugar del naufragio y empezó nuevos trabajos submarinos. Los buzos lograron encontrar 29 lingotes de oro cuyo peso ascendió a 345 kilos. Otros cinco lingotes de oro nunca han sido rescatados.

En la foto: uno de los lingotes de oro, recuperados del HMS “Edimburgo”, hundido hace más de 39 años.

El mayor tesoro de casi 95% del buque naufragado ha vuelto a la superficie. Dos expediciones para rescatar el oro del crucero “Edimburgo” son reconocidas como las operaciones más exitosas de la búsqueda de los tesoros marinos.

 

MÁS NOTICIAS DE ORO