Goalset master
Buscando el oro del galeón español

Buscando el oro del galeón español

18.04.2019

 

Los tesoros del buque de vela " Nuestra Señora de la Concepción”, que había sido naufragado cerca de la isla de Haíti, se consideran uno de los tesoros más valiosos levantados del fondo del mar.

Tres siglos el galeón hundido “Concepción” conmovía a los buscadores de oro. Según los registros de archivo el barco llevaba una carga de incalculable valor la que haya salido alguna vez de las islas del Caribe. 

 

En la foto: un galeón de muchas cubiertas de 120 toneladas había sido construido en 1620 y varias veces cruzaba el océano Atlántico.

En el otoño de 1641 el “Concepción”, cargado de oro, se hizo a la mar. Pero el final trágico era inevitable. La causa del hundimiento del barco llegó a ser una serie de errores fatales.

 

Demasiado oro

En el puerto mexicano de Veracruz, en el "Concepción'' cargaron un montón de cofres, llenos de oro y joyas. Toda la carga no cupo en la bodega del barco y una parte de las pesadas cajas las colocaron en la cubierta. El capitán estaba en contra de tal decisión, pero el representante del rey de España, quien dirigió la carga, declinó la protesta.

El galeón salió en el golfo de México con una sobrecarga significativa de peso. Debido al retraso en la carga el ''Concepción'' perdió los plazos climáticos de navegación en las aguas del Atlántico occidental donde con la llegada del otoño a menudo hay tormentas y huracanes.  

Tras hacer escala en la Habana para reparar las averías, el barco reanudó el viaje. Unos días más tarde, lo sorprendió un huracán. Fuerte oleaje rodaba a través del bordo del barco y rompía los mástiles. En tal situación el barco no pudo cruzar el Atlántico.

El capitán del ''Concepción'', el almirante Juan de Villavicencio decidió conducir el barco al puerto de Puerto Rico. Pero los oficiales de navegación, trazando el curso, se equivocaron en las coordenadas. Algunos navegantes creían que el ''Concepción'' ya está cerca de Puerto Rico. Pero la mayoría de ellos insistió en dirigir el barco en el sur.

El capitán quería avanzar hacia el este. Pero, conforme a la legislación de España, los oficiales de navegación se sometían al departamento comercial  y no al almirante. El capitán no pudo cambiar su decisión.  

Tras una semana el Concepción se partió por la popa y se hundió entre dos aristas de coral. El único bote fue bajado al agua. Con su ayuda, el capitán esperaba sacar el barco de la trampa – el bote tenía que ser un remolque..

Finalmente de 514 tripulantes tan sólo 190 lograron salvar la vida. El hundimiento del galeón se hizo la mayor pérdida para las autoridades españolas en el siglo XVII.

 

Pasados 46 años 

Durante varias décadas tras el naufragio, muchos cazadores de tesoros intentaban encontrar la posición del pecio. En 1687, un joven viajero americano William Phips que soñaba con tesoros de oro, logró localizar el barco hundido. Con la ayuda de unos indios caribes él pudo extraer una décima parte de la carga.  

La ubicación del barco hundido Phips la mantenía en secreto. Él personalmente trazaba el curso, la tripulación de su barco y los indios no sabían las coordenadas del lugar. William Phips no consiguió sacar del fondo del mar todo el oro del ''Concepción''. Después de su muerte incluso dos siglos más nadie pudo encontrar los restos del barco.

 

En búsqueda de los tesoros del galeón

En el siglo XX numerosas expediciones de cazadores de tesoros acababan sin éxito. Incluso el célebre explorador oceanográfico Jacques Cousteau intentó localizarlo, pero finalmente sería un cazatesoros norteamericano Burt Webber quien encontrase la pista del galeón hundido. En Canadá logró localizar el cuaderno de bitácora de Phips. Este libro manuscrito le ayudo a él a determinar el lugar del naufragio.

En 1977 Webber tomó dinero para la expedición de un amigo banquero, llegó a un acuerdo con autoridades dominicanas sobre el derecho exclusivo de la búsqueda a cambio de la mitad de oro encontrado y se fue a Haíti. El pago por el equipo de búsqueda le costó a Webber 450 mil dólares.

El buscador de oro se encontró en una situación dificil. “Yo no tenía otra opción. Estaba obligado a encontrar el galeón  para pagar mis deudas”, - decía Webber. En el quinto día de la búsqueda su equipo tuvo suerte, se encontró el pecio. El aparato magnético ayudo a encontrar los cofres de tesoros. Para levantar las cajas del fondo del mar, los buzos tuvieron que quitar de ellas 300 toneladas de coral.

En la foto: trabajos subacuáticos de la búsqueda de los tesoros del ''Concepción'' duraban 11 meses.

Burt Webber descubrió muchas monedas, fechadas del año 1640,joyas, cadenas de oro, porcelana de la dinastía Ming de China, pulseras, collares, colgantes, etc.

 

En la foto: cadenas de oro, pendientes y rosetones decorativos en forma de una flor abierta, hallados en el galeón hundido. 

La mayoría de las joyas, encontradas en el galeón, en lo sucesivo, fue puesta a la venta en la tienda famosa Tiffany&Co, en la Quinta avenida en Nueva York.

 

Hecho interesante: 

Durante los trabajos submarinos el equipo de Webber reveló un secreto de los comerciantes españoles del siglo XVII. Uno de los baúles, levantados desde el fondo del mar, tenía doble fondo donde se escondían monedas de contrabando. Esto fue la prueba palpable de contrabando que existía en aquel entonces.

 

Lea también el artículo:

El fondo dorado del océano

 

MÁS NOTICIAS DE ORO