Goalset master
Las joyas de oro de la Antigua Roma

Las joyas de oro de la Antigua Roma

07.02.2020

 

En la Antigua Roma, el estado más grande del mundo antiguo, los artículos de oro se distinguían por la maestría de sus creadores y por la variedad de formas. Solo se permitía llevarlos a los representantes de las clases altas. Las joyas de una mujer o un hombre demostraban su posición privilegiada y su riqueza.

Los hombres preferían llevar anillos de oro que tenían una utilidad práctica, servían de sello. Representaban no solo un adorno, sino también un accesorio útil. Los anillos de sello se llevaban en el dedo índice de la mano derecha. La impresión del sello servía de firma del dueño.

En la foto: el anillo de sello de oro, la Antigua Roma, siglo II.

 

Los hombres de la Antigua Roma tenían también amuletos especiales de oro, llamados bulas, a los que se les atribuían poderes mágicos. Los niños varones los llevaban colgados al cuello desde muy temprana edad. Según las creencias, la bula protegía a su dueño de la desgracia y de la mala suerte. Los amuletos protectores, los tenía la gente de diferentes grupos sociales, sin embargo las bulas de oro, las llevaban solo los representantes de las clases superiores de la sociedad.

En la foto: la joya representa una cadena con un medallón grande, dentro del cual se colocan objetos de recuerdo o medicinas.

 

Para las mujeres, llevar joyas de oro era la mejor manera de subrayar su riqueza.

En la foto: los más populares eran los pendientes con forma de aro, los anillos con piedras grandes y brazaletes tallados.

 

Cada mujer romana tenía un amuleto de oro, la lúnula. Cada niña la recibía al momento de nacer y la llevaba hasta su boda.

En la foto: la joya simbolizaba la femineidad y la fertilidad.

 

Las mujeres de la Antigua Roma empezaron la tendencia de llevar los brazaletes en las muñecas, en los brazos encima del codo y en el tobillo. En la Antigua Roma surgió la tradición de llevar varios anillos en un dedo o varios pendientes en una oreja.

Las joyas de oro eran la parte obligatoria de la dote de las novias y servían como medio de pago en operaciones de comercio.

 

Lea también el artículo: Oro de Hélade