¿Puede responder estas preguntas sobre le oro? ¡Póngase a prueba!
¿Puede responder estas preguntas sobre le oro? ¡Póngase a prueba!

¿Puede responder estas preguntas sobre le oro? ¡Póngase a prueba!

14.10.2016

Parece que ya lo sabemos todo sobre el oro, pero la verdad es que queda mucho por descubrir sobre este metal. Hemos reunido 8 preguntas para poner a prueba sus conocimientos sobre el oro.

¿Le gustaría saber más hechos curiosos sobre este metal precioso? ¡Resuélvalos y deje las respuestas en los comentarios!

1) ¿Qué contiene más oro que una tonelada de rocas en minas de oro?

Respuesta: Una tonelada de teléfonos celulares. Sí, no se precipite a tirarlos a la basura una vez dejen de funcionar. Cada uno contiene una cierta cantidad de este metal precioso.

2) ¿Podría cada persona del mundo tener 4 kilos de oro?

Respuesta: Sí. Si se extrajera todo el oro disuelto en los océanos, todo el mundo podría poseer 4 kilos de oro.

3) ¿Para qué sirve una cuchara de oro?

Respuesta: Para probar distintos sabores de helados seguidos y distinguirlos claramente. Además que no solo puede comerse el helado, ¡el oro también es comestible!

4) ¿Qué premio solía dar Lego a sus empleados en su 25º aniversario trabajando en la compañía?

Respuesta: Un ladrillo de Lego de oro y con peso de 25,65 gramos.

5) ¿Qué puede encontrarse en los árboles aparte de hojas?

Respuesta: ¡Oro! Hay casos en los que se han encontrado rastros de oro en hojas de eucalipto.

6) ¿Qué quiere todo el mundo, pero algunos temen?

Respuesta: De nuevo, el oro. ¿Se puede imaginar que hay gente que tiene miedo a este metal precioso? Pues bien, algunas personas sufren de aurofobia, es decir, miedo al oro.

7) ¿Qué pesa igual que un elefante pequeño?

Respuesta: La mayor pepita de oro encontrada en el mundo pesa 250 kilogramos.

8) ¿Qué se puede encontrar en todos los continentes y está a disposición de todo el mundo?

Respuesta: por supuesto, el oro. Todos quieren este metal precioso que multiplica el capital. ¿Cómo puede el oro hacer eso? La respuesta aquí.

¡El oro nunca deja de asombrarnos!